Piedra: Monasterio y Parque

   En Zaragoza, en el municipio de Nuévalos, entre sierras se esconde un espacio único, en el que el río Piedra abriéndose camino, forma cascadas, saltos de agua espectaculares, cavernas por las que pasear y lagos apacibles donde descansar. En todo el recorrido nos acompaña, en unos tramos el ensordecedor sonido del agua al caer, en otros el frescor del agua que salpica por doquier, y a veces la paz que evoca el canto de multitud de aves que tienen aquí su paraíso.


   El monasterio del siglo XIII, levantado al otro lado del río, goza de un entorno privilegiado, donde sus creadores, monjes de la orden cisterciense, encontraron el lugar ideal en plena naturaleza para el recogimiento y para una vida autosuficiente, abasteciéndose de su propio huerto. Una arquitectura austera, sin grandes ornamentos. El monasterio de estilo gótico cisterciense, consta de iglesia, claustro central y a su alrededor las estancias monacales, que forman parte actualmente de la hospedería, luciendo una llamativa escalera en dos ramales, el antiguo huerto es ahora un jardín.







   El parque bien merece un paseo, puedes dedicarle una mañana tranquila, el sendero está totalmente señalizado, no tiene pérdida y en un espacio reducido vas a disfrutar de gran diversidad de flora y fauna, andarás entre sauces, olmos, arces o alisos sorprendiéndote a cada paso el agua cayendo sobre la roca y con rincones repletos de vegetación y frescura, como la cascada de Cola de Caballo, de los Chorreaderos, los Vadillos o la cascada Sombría, el lago del Espejo o el de los Patos captarán tu atención para sumergirte en su paz al compás de la banda sonora de multitud de pajarillos.







   El Monasterio de Piedra, en la actualidad, está explotado turísticamente, si te hospedas en él, tendrás muy cerca el parque para su visita y la experiencia de dormir en un antiguo monasterio trasladándote al modo de vida de aquellos religiosos distanciados por siglos de historia. Pero, aunque bastante mejorado, se conserva la austeridad de las habitaciones para nada confortables. Este alojamiento también dispone de spa, para que la desconexión sea total.


   También encontrarás en el recinto, como otro atractivo turístico, un cetrero que mostrará una exhibición de vuelo de aves rapaces, halcones, buitres y águilas y en el recorrido por el parque observarás rastros de la piscifactoría que se instaló en el s. XIX.



   Quizás esta orientación hacia el turismo ha hecho que el lugar se salve de un abandono total. Si quieres información sobre horarios y precios puedes consultar la web del parque en este enlace http://monasteriopiedra.com/